miércoles, 10 de octubre de 2018

[Ocio en familia] Juego de mesa - Robazanahorias


 ¡Hoy toca jugar juntos! Nuestra última adquisición, en el mercadillo de las Ludo Ergo Sum, fue este pequeño juego de Haba, en nuestro caso lo compramos en alemán (KarottenKlau se llama) pero da igual porque las reglas son multi-idioma. Es un juego cooperativo de caja pequeña, o sea que se puede transportar con facilidad.

Pequeña ficha

      
  • Nombre: Robazanahorias (KarottenKlau en alemán).
  • Editorial: Haba
  • Edades: A partir de 4 años
  • Número de jugadores: De 1 a 6
  • Duración: Unos 5 minutillos por partida.
  • Lo puedes comprar en tu tienda habitual o en Amazon.





El juego


 El objetivo del juego es cosechar cuatro de las siete zanahorias antes de que el conejo se coma cuatro de esas siete zanahorias. Para ello tendremos el tablero, que es la propia caja y está compuesto por dos zonas, la superior (o verde claro) para plantar las zanahorias y la inferior (o verde oscuro) para que podamos trasladar las zanahorias que están listas para cosechar, además tendremos el conejo que irá avanzando por las casillas, las zanahorias y un dado, que es el que nos dirá qué debemos hacer.

 El dado es la mecánica principal, ya que según la cara que salga podremos hacer una cosa u otra. A saber, si sale:
  • Zanahoria: Podremos plantar una zanahoria de la reserva en la zona superior (la clara) del tablero. En caso de que no quedaran zanahorias en la reserva podríamos cosechar una de la zona inferior (la oscura).
  • Regadera: Podremos regar nuestras zanahorias plantadas, las de la parte superior. Básicamente cogeremos una zanahoria de dicha zona y la pasaremos a la zona inferior donde, además, el agujero es más pequeño y con lo que la zanahoria quedará menos cubierta (porque está más madura). Si no hubiera zanahorias para bajar hay que tirar de nuevo.
  • Topo jardinero: Tendremos dos opciones: Si aún hay reserva de zanahorias podremos plantar una o regar; si no quedan en la reserva podremos regar o cosechar una zanahoria.
  • Conejo: Avanza el conejo una casilla y ¡comienza la diversión! Si hay alguna zanahoria en dicha casilla se la comerá, sea una o sean dos. Quítalas del tablero y ponlas en la caja, que es la reserva del conejo. ¡Recuerda que con cuatro zanahorias gana él!
  • Doble conejo: Al conejo le entra la prisa y echa a correr comiéndose todo lo que encuentre a su paso. Avanza el conejo dos casillas y se lleva a su reserva lo que hubiera en la primera casilla y en la segunda.
 Y eso es básicamente todo. En nuestra mano está decidir la táctica de ir plantando en las casillas más alejadas de la salida del conejo o, si ya se ha movido, ir plantándolas por detrás. También deberemos decidir si cosechar o plantar cuando podamos hacer ambas cosas. Así hasta que, como he dicho al comienzo, consigamos cosechar cuatro zanahorias o el conejo se coma cuatro zanahorias.

En la foto se ve la caja del juego, las instrucciones y los componentes, el dado, las zanahorias y el conejo.
Los componentes del juego molan :)

Conclusión


 Robazanahorias es un juego pequeño y rápido, es muy transportable y divertido. Nosotros solemos echar varias partidas seguidas y también inventamos reglas alternativas (aunque esto lo hacemos siempre). Los componentes están genial, como suele ocurrir con Haba, tantos las zanahorias como el dado y el conejo son de madera. Y por el precio que tiene es una buena opción para los más peques.
Leer Más »

miércoles, 3 de octubre de 2018

Inventos para padres apurados


 Que los padres vamos apurados no es nada nuevo, apurados en tiempo, en quehaceres, en espacio... Lo del tiempo y los deberes no puedo solucionarlos, eso con el tiempo va pasando, en cambio el espacio es al revés, primero necesitas mucho, luego, cuando quitas cuna (si es que la pusiste), cambiador, trona, etc etc... vuelves a disponer de espacio pero según va el peque creciendo vuelves a perderlo.

 A mi, que no soy muy manitas pero, a veces, sí que soy ingenioso, se me ocurrieron ciertos inventos para ahorrar espacio o, simplemente, reutilizar cosillas que teníamos por casa. Pero no todo son inventos, también puede surgir la necesidad de comprar algún artículo y si encuentras algunos de doble uso mejor, que en lugares pequeños siempre serán bien recibidos.


El invento. El cambiador estantería

 Al principio teníamos un cambiador-bañera pero entre que ocupaba un espacio muy útil y que, según crecía el peque, dejaba de tener utilidad, se me ocurrió tumbar la estantería en el suelo para que en lugar de estar en vertical estuviera en horizontal. Obviamente esto no se puede hacer con todas las estanterías, pero sí con las de cuadrados tan populares que tenemos casi por todas las tiendas y casas.

 Así pues, la estantería tumbada nos proporcionaba una superficie amplia a la altura de la cintura, ideal para vestir o cambiar al peque. Pero no podía tumbarle ahí encima de la madera como si nada, así que me fui a una tienda y compré una colchoneta, juraría que de las que se usan para las mascotas, que se ajustaba, sobresaliendo un poco, al ancho de la estantería. Y así, con una colchoneta sobre una estantería conseguimos un cambiador que ha sido útil hasta hace bien poco, que podríamos seguir usándolo, pero como el peque ya casi se viste solo no tiene sentido seguir ocupando ese espacio de almacenaje.

 Si quieres usar este invento para más peques, también se venden cambiadores portátiles o simplemente acolchados que también se podrían usar (te dejo uno de ejemplo). Recuerda que nunca hay que dejar a los peques solos y sin vigilancia, no se vayan a caer y el susto será muy grande.

Foto del cambiador inventado, una colchoneta sobre una estantería en posición horizontal
La estantería-cambiador en pleno esplendor

Reutilizando. La chichonera

 La chichonera o protector de cuna, ese invento que yo no conocía de su existencia hasta que vi a mi mujer poniéndolo en la cuna y yo preguntando para qué servía eso... Al final no solo tuvo un simple uso, lo acabé reutilizando porque, oye, que algunas cuestan más de lo que podría parecer.

 El caso es que un día la cuna dejó de estar en la habitación, el peque se hacía grande y, tras utilizar las tres fases de la cuna, pusimos una cama en su habitación. Y yo me dije, oye esto lo puedo poner yo aquí, en la pared y así, si se estampa durmiendo contra el odiado gotelé pues tendrá algo blandito y no se hará daño. Así que cogí la grapadora, se puede usar otro método pero ya he dicho que no soy muy manitas, cogí los enganches y los grapé a la pared. Y ahí sigue, haciendo su función a día de hoy.

 De algún golpe le ha salvado, pero del suelo cuando se cayó no le salvó nadie...

Foto de la chichonera "grapada" a la pared
Nada como unas buenas grapas para anclar una chichonera

Doble uso. El purificador-lámpara

 A veces nos venden la moto, o no, vete a saber, como somos novatos nos dicen que si esto que si lo otro y oye "no vaya a ser que..." y te haces con un humidificador heredado de cualquier familiar. Su uso da para lo que da y cierto día, cuando te estas planteando renovarlo, te enteras que existe otro aparato que va mucho mejor, o no, pero "no vaya a ser que...", que se llama purificador. Y oye te pones a mirar y lo encuentras.

 Ante la falta de espacio y por aquello de aprovechar resulta que encontramos unos con luz, la luz además tiene diferentes colores lo que te permite poner luz roja que es menos agresiva por la noche, o una luz azul o verde que te permite ver un poco más pero no molesta, o amarilla y blanca que ilumina lo suficiente. Pues vamos a por ella ¿no? Y ahí tenemos un purificador-lámpara que nos cumple perfectamente con las dos funciones... Si además te cuento que no tocó de gratis en una ruleta de un centro comercial pues la jugada ya es de diez.

Foto del purificador con agua y la luz encendida en rojo.
Una luz roja para hacer invocaciones a Yog Sothoth nunca está de más


Leer Más »

miércoles, 19 de septiembre de 2018

[Ocio en familia] Cine - La nueva generación


 En esta caverna nos gusta mucho el cine, vemos muchas pelis en familia o la misma en bucle una y otra vez, según le pille al Pequeño Cavernícola. A principios de este mes (Septiembre) Netflix estrenó una película de animación llamada "La nueva generación" o "Next Gen" y en casa nos pusimos a verla.

Cartel de la película Pequeña ficha

  • Nombre: La nueva generación (Next Gen)
  • Duración: 105 minutos
  • Género: Animación, Ciencia ficción, Acción
  • Calificación edad: +7
  • Plataforma: Netflix
  • Año: 2018
  • Enlace directo a la peli


La película


 Estamos en un futuro en el que la tecnología está muy presente, hay robots por doquier que hacen multitud de tareas, algunas de ellas muy locas. La película gira en torno a Mai, una chica solitaria y apática, que un día se cruza sin querer con un robot secreto. Ella, que recela de la tecnología, sin querer activa dicho robot, el robot 7723 y con este simple hecho comenzarán las "aventuras". Poco a poco irán forjando una amistad e irán enfrentándose a retos y enemigos varios. Incluso descubrirán que no todo es lo que parece y tendrán que disputar una gran batalla final para salvar a la humanidad, bueno, humanidad quizá sea pasarse, pero sí que será un momento complicado.

Imagen promocional con todos los personajes de la película
Los personajes de la película

Mis impresiones


 La película está cargada de emociones, la mayoría que giran en torno a la memoria, tanto de Mai como de 7723, que tiene que ir gestionando su memoria y su disco duro constantemente, y ese es su fuerte por encima de la acción, el humor o la historia, la cual es previsible durante toda la cinta. Mantiene un fondo crítico con respecto del uso abusivo de la tecnología que siempre es interesante para reflexionar, tanto nosotros como los peques. Según avanzamos en el metraje nos recordará a varias películas como Yo, Robot, Wall-E o Big Hero 6, ya que bebe de ellas.

 Los personajes no tienen mucho trasfondo pero es suficiente, recordemos que estamos ante una película calificada con +7 y no vamos a encontrar una space opera. En cambio, retomando esa calificación de +7 hay momentos duros, como la batalla final que es bastante violenta o como se trata la muerte humana, con bastante banalidad. Eso sí, esa batalla final es una pasada en cuanto a la parte de los robots, ya que toma el espíritu de los mechs para crear un robot que parece salido de Gundam y hacer las delicias de los más frikis (como yo).

 La animación es muy buena y la banda sonora está bien elegida y acompaña perfectamente los humor la soporta el pequeño perro de Mai, un Bulldog francés con un lenguaje muy soez.
momentos dramáticos, de acción, tristes, etc... con diferentes estilos, rock, música lenta... La carga de

Imagen de la película en la que aparece el perro Momo durmiendo y al fondo Mai
Momo durmiendo y cerrando esa boquita

Conclusión


 Sin ser la película de acción definitiva, ni siquiera la película de animación del año, es una peli que se deja ver, es previsible y no aporta nada nuevo al género de la ciencia ficción, sí, pero la animación es buena, los personajes principales, aunque no tienen mucho trasfondo, llegas a comprender sus motivaciones, y la acción, sobretodo en la batalla final, es plausible. Para mi es una peli entretenida, que va de menos a más y brinda bastantes momentos agradables, no es muy larga por lo que es fácil verla en familia en una sentada. El Pequeño Cavernícola ya me ha pedido volver a verla así que ese es un buen indicio para que la peli pase el corte.


Imagen promocional de un robot malo, enfadado, con la cabeza roja
Un robot muy enfadado...

Leer Más »

miércoles, 12 de septiembre de 2018

La burbuja


 El verano, época de reuniones familiares en torno a una barbacoa, de esas en las que te juntas con familia que no ves más que una vez al año pero aún así se sienten con la potestad de opinar acerca de tu crianza, tu familia, tu hijo, tu vida... Ya sabes, el típico "cuñado" que se cree el adalid de la crianza o el puñetero amo directamente.

 En una de estas estábamos un día cuando mi hijo fue el centro de las trastadas por parte de los adultos del lugar, adultos que mi hijo no conoce. Le tiran a la piscina cuando no sabe nadar y está cogiendo confianza nadando solo, ropa puesta incluida, le mojan cuando pasan por su lado, le agarran por detrás sin aviso... Y claro, saltas. Saltas sobretodo porque si el crío está cogiendo confianza con el agua y ya se suelta a nadar él solo es una gran putada que le asusten en la piscina.

 Te enfadas y protestas pero resulta que tú eres el que lo está haciendo mal, que si proteges demasiado al niño, que si se asusta por nada, que si le tienes en una burbuja...

 En una burbuja. Mi hijo lo que es, es cariñoso, noble, agradecido... Mientras el hijo del cuñado se dedica a atormentar a los demás primos y de boca de su padre sale la frasecita: "prefiero que mi hijo sea el matón del cole".

 Así que mi hijo, que vive en una burbuja, se acerca, me da un beso y me dice "te quiero mucho papá", sonrío y le respondo "y yo a tí, hijo". Miro al cuñado y le pregunto, sin decir palabra, "¿cuántas veces te dice tu hijo que te quiere?".

 No hace falta más.
Leer Más »

jueves, 2 de agosto de 2018

Un Julio de Playmobil


 Hola hijo, como ya sabes en la carta de Agosto lo que toca es decirte que acabas de cumplir cuatro años, este mes como además nos vamos de viaje ya mismo me he retrasado un día en escribir la carta. No obstante quizá sea la última, y deje esta sección de un modo privado, tras el verano y las vacaciones tengo que plantear muchas cosas respecto a este blog aunque eso, para ti, es lo de menos :)

 Este año hemos celebrado el cumple el sábado 28, unos días antes de tu cumple, pero como siempre vinieron las primas y los primos pero, además, esta vez vino un amigo del cole. Estuvisteis jugando como locos toda la tarde, comimos, reímos, abrimos regalos y soplamos las velas, además pusimos una piñata (en mis manos) que no se rompió con ninguna cuerda. En definitiva lo pasamos genial.

 Entre los regalos sin duda han abundado los Playmobil, una casa en un árbol, la base de los Cazafantasmas, un playmobil en moto, un submarino, un Drácula y Frankestein que van en un maletín, y dos o tres más que me dejo, pero vamos que tenemos la casa llena de Playmobil. También ha habido más cosas como un puzzle o un camión enorme para la playa, no te creas.


 El resto del mes, como yo he estado de vacaciones media quincena, hemos aprovechado para jugar muchos juegos de mesa en casa ya que me dejaron durante una semana como diez o doce juegos. Algunos no te gustaron y a otros repetimos mucho, jugamos tú y yo y también mamá cuando no estaba trabajando. Hemos ido a la piscina y fuimos al cumple del amigo que vino a tu cumple y que fue en un parque de bolas, no parasteis y lo pasasteis en grande.

 ¡Antes de que se me olvide! Este mes ya has dejado el pañal definitivamente, por el día y por la noche ¡otro pequeño gran logro! Y poco más para este mes, parece poco así escrito pero no hemos parado, muchas noches hemos salido a pasear, al parque o directamente en casa viendo pelis, que te gustan mucho.

 Un beso, hijo. Te quiero.
 Papá.


Leer Más »

miércoles, 25 de julio de 2018

Anecdotario. Frases para el recuerdo.


 Ahora que el Pequeño Cavernícola habla mucho más, vamos que a veces no para, suelta muchas perlas por esa boquita y, casualmente, recordé que yo tenía una sección dedicada a estos momentos graciosos que merecen permanecer en el recuerdo pero que como es tan difícil lo mejor es dejarlos escritos.

El coche roto


 Una tarde íbamos caminando por la calle, jugando subiéndonos por aquí, mojándonos con el agua de una fuente, buscando cigüeñas... Cuando de repente algo llama poderosamente la atención de mi hijo ¿Qué sería?

 Me giro a mirar y veo un descapotable en el semáforo, cuando se pone verde el coche se pone en marcha y se va. Mi Pequeño Cavernícola contrariado me dice:

 - Papá, ese coche está roto ¿a qué sí?
 - Le falta la parte de arriba ¿eh?
 - Síiiii, si llueve se moja.

 Juas. No pude hacer otra cosa más que reír. 


El "algo"


 Otra tarde en casa, sentados en el sofá viendo una peli. Hace calor y quizá apetezca algo fresquito así que le ofrezco a mi hijo varias opciones:

 - Hijo ¿quieres un zumo, un batido, un algo?
 - ¿Algo?.... A mi eso no me gusta.
 - Jajajajaja - meado de la risa hasta la cocina.


Bailando en la calle


 Última anécdota, no menos graciosa que las anteriores. En la plaza vamos a por un helado cuando escuchamos una música y veo a lo lejos a unos chavales bailando breakdance así que me acerco para que el peque les vea bailar.

 Nos acercamos, miramos un rato, nos vamos, compramos los helados y volvemos. Nos sentamos en un banco desde el que vemos a los chicos y mi hijo de repente dice:

 - Papá ¿y estos no tienen casa?

 Jajaja, muerto de la risa. Como nosotros bailamos en casa se pensaría que bailan en la calle porque no tienen casa, o vaya usted a saber...
Leer Más »

jueves, 19 de julio de 2018

Incompatibles con la independencia


 Durante los primeros años de vida de mi Pequeño Cavernícola me di cuenta de que era muy difícil encontrar un cambiador que yo pudiera utilizar sin invadir los servicios destinados a las mujeres, a veces ni siquiera había cambiadores. Los padres también cambiamos pañales, quizá seamos pocos o quizá seamos muchos, yo lo he visto siempre como algo normal pero la realidad es que me costaba encontrar un cambiador en "mis" servicios.

 Desde que el peque dejó de usar pañal esto dejó de ser un problema, obviamente no se ha arreglado el problema de los cambiadores de un día para otro y otros compañeros cogieron el testigo y siguieron con la lucha por los cambiadores. En cambio, últimamente, me he dado cuenta de una cosa.

 Mi hijo, que es ya muy independiente, quiere ir a hacer pis él solo pero le resulta muy complicado. Primero es que los retretes por lo general son altos, esto no es demasiado problema si podemos ayudarle a ponerse de pie sobre la taza y sujetándole para que haga pis, pero si quiere ir él solo lo tiene difícil. Los urinarios, los de pared, igual, todos altos, ahí ni siquiera hemos llegado a pensarlo porque son altos hasta para mi...

 Lo peor llega a la hora de lavarse las manos, y es que los lavabos están a alturas imposibles para ellos. Entiendo que bares u otros comercios no adapten sus servicios porque a lo mejor solo tienen un lavabo o un retrete pero, en centros comerciales que tienen mogollón, no estaría mal que hubiera al menos uno, a una distancia adaptada, para los peques.

 No hablemos ya de los malabares que hay que hacer para poder lavar las manos a nuestros hijos en los lavabos de diseño, con formas raras, muy alargados o yoquesé que modernidades.

 Como curiosidad, aquí, en Alcalá de Henares, hay un centro comercial que tenía un urinario bajito y tras reformar todo el centro comercial lo han eliminado y, para más inri, no han puesto cambiadores en los servicios, sólo uno en una sala de lactancia :(
Leer Más »
Theme designed by Feeric Studios. Copyright © 2013. Powered by Blogger
Ir Arriba