miércoles, 29 de mayo de 2019

El último embarazo

Imagen de cabecera con el titulo "El último embarazo" sobre una foto desenfocada

 Y fui papá de nuevo.

 Pero la historia comienza justo después de esta entrada. Tras unos meses de pena y de no tener ganas de nada comenzamos a darnos una última oportunidad de intentar ser de nuevo padres. Al que más le costó decidirse fue a mi, tenía mucho miedo de volver a vivir aquellos momentos tan duros, de volver a ver sufrir a mi mujer y a mi hijo.

 No fue fácil, estuvimos muchos meses intentándolo, algo que no nos había pasado en ninguna de las tres veces anteriores, porque siempre a la primera oportunidad conseguíamos el embarazo, llegó a nuestras vidas para poner más tensión. Así que las dudas y temores asaltaron a la Mamá Moderna: "¿Y si mi cuerpo dice que basta? ¿Y si mi cabeza lo impide? ¿Y si...?". Imagínate, tras tomar tan difícil decisión y no conseguirlo fácilmente se te viene el mundo encima, a mi también me surgieron algunas dudas, claro.

 Pero tras unos ocho meses lo conseguimos, nuestro último hijo estaba en camino. ¡Bien!

 Todo lo que en un embarazo debería ser alegría, esperanza, ilusión para mi fue todo lo contrario: miedo, angustia, tensión. No mola nada vivir un embarazo así, cada vez que íbamos a una ecografía se me revolvía el estómago, lo pasaba fatal esperando nuestro turno y, luego, dentro de la consulta, hasta que sonaba el maravilloso sonido del corazón de mi futuro hijo y sentía alivio.

 Las veces que no podía ir a alguna revisión era mucho peor, trabajando pendiente del teléfono pero al mismo tiempo acongojado cada vez que sonaba por si eran malas noticias...

 Al final fue una nena, la Pequeña Cavernícola llegó a nuestras vidas tras muchas horas de parto y una cesárea de por medio, no obstante, ese día de monitores tampoco fue fácil de digerir: llamada por la mañana al trabajo: "Cari, que me quedo en monitores que me van a observar, no es nada, no te preocupes cuando sepa más te vuelvo a llamar".

 Dos horas después... ¡DOS horas después!... llegó la llamada, finalmente la Mamá Moderna se quedaba ingresada y yo salía del trabajo pitando rumbo al hospital. Tocaría pasar varias noches y días esperando, rogando porque no fuera como con nuestro peque, aquella noche tan oscura, que por poco no pasó, al final nos escucharon, nos hicieron caso y fuimos para quirófano tras 50 horas intentando un parto natural.

 Ha sido muy largo, nueve meses que dirán, pero vaya nueve meses de temor, de miedo, de estar amargado, mustio, de pagarlas con el mundo y, sobretodo, con mi Pequeño Cavernícola, que al final es el que nos sacó de aquella situación rota y es el que ha pagado los malos momentos de este otro embarazo.

 Lo importante ahora es que, por fin, nuestra Pequeña Cavernícola está aquí y estamos aprendiendo y reaprendiendo lo que era esto de la paternidad.

15 comentarios:

  1. Son embarazos muy duros... Hasta que no ves la cara del bebé y le coges, no estás tranquilo... Ese miedo a que se repita, hay veces que puede llegar a paralizar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, por suerte o por desgracia ya será el último y no tocará volver a vivirlo.

      Eliminar
  2. Son situaciones difíciles. Pero lo importante es que está bien y todo ha ido bien, ahora a vovlera empezar, porque lo aprendido antes sirve de poco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me acuerdo de nada!! XD
      Bueno, algo sí, pero ya sabes, cada niño es un mundo y lo que vale para uno no tiene porque valer para otro :)

      Eliminar
  3. Enhorabuena!!! Me alegro mucho de que hayas tenido una pequeña cavernícola :) Y más después de un embarazo con todos esos miedos. Yo pasé por una situación similar antes de que naciera mi primer hijo y sé que puede ser muy duro...

    Ahora a disfrutar de los dos pequeños cavernícolas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Pues la verdad que sí, ya está aquí y estamos disfrutando de esos momentos que ya quedaron atrás con mi Pequeño Cavernícola.

      Eliminar
  4. Recuerdo esa entrada, ese "Roto" y las lágrimas de angustia tras leerte...y hoy se vuelven a repetir las lágrimas, pero de emoción, de una enorme y sincera alegría de leerte.
    Felicitaciones chicos, disfruten y vivan todo esto, este amor, se lo merecen.

    Un abrazo fuerte y besos.

    ResponderEliminar
  5. Ahora no parar de abrazar a tus dos peque cavernícolas!!! Un abrazo fuerte familia!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Miren!! Pues no me caben en los brazos pero me encanta jajaja

      Eliminar
  6. Nueve meses angustioso, pero con una gran recompensa. Vuestra niña. Ahora a disfrutar! Me alegro mucho de que todo saliera bien. Un abrazo muy grande familia!❤️

    ResponderEliminar
  7. Yo no estaba por aquí cuando escribiste el otro post. Pero duele igual. siento mucho por lo que pasaste. no puedo ni imaginármelo. Recuerdo cuando mi hijo con 2 años casi muere, lo perdida que estuve y el miedo, así que lo vuestro.....
    Enhorabuena. enhorabuena por conseguir salir adelante, que no es fácil, y por esa pequeña luchadora que tenéis ahora con vosotros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Zhura, son momentos muy duros que nunca se olvidarán por más que lo intentemos. Ahora a luchar con la nueva peque :)

      Eliminar
  8. Ay! Que pensé que te había comentado este post y no! Que fallo!

    Pues con muuuuucho retraso... ENHORABUENA! Adelante con esa bipaternidad y mucha, mucha fuerza!

    ResponderEliminar

Theme designed by Feeric Studios. Copyright © 2013. Powered by Blogger
Ir Arriba