miércoles, 22 de marzo de 2017

Actividades en familia. Burrolandia.


 Inauguro esta nueva sección a la que le tengo ganas con una actividad muy molona. A decir verdad ya la inauguré hace tiempo con esta entrada sobre las Navidades de Torrejón pero quedó ahí abandonada, así que llevaba un tiempo queriendo retomar las actividades en familia y las cosas chulas que vaya haciendo dejarlas aquí, por escrito, para generar ideas a quien le apetezca hacer alguna actividad. Y para empezar (de nuevo) vamos con la actividad que hicimos hace un par de findes:

Visita a Burrolandia.

 En la Comunidad de Madrid, en la población de Tres Cantos, nos encontramos con esta finca gestionada por una protectora de animales en la que cuidan de los burros e intentan que no se extingan. Dentro de la finca hay varias zonas donde puedes encontrar muchos burros, algunos sueltos y otros tras algunas vallas o cercas, eso sí, la gran mayoría al alcance de la mano. Además de burros podemos encontrar gallos y gallinas, caballos, cerdos, perros y un ¿toro? con unos cuernos enormes, seguramente algún animal más...

 Allí nos plantamos la Mamá Moderna, el Pequeño Cavernícola y un servidor aquel domingo (solo abre los domingos por la mañana) soleado de Marzo, a descubrir el lugar en el que nunca antes habíamos estado. El peque estuvo entusiasmado descubriendo esos animales que solo había visto en muñecos de juguete o en los cuentos, ya que burros no hay muchos por ahí... Un ¿toro? con una cornamenta enorme fue el primer animal que nos encontramos, muy impactante la verdad. Luego un montón de burros, un cerdo enorme, gallinas, caballos, ponys... vamos que hay un montón de burros y unos cuantos animales más.

 Tras dar una vuelta al recinto, ver y acariciar a los animales, nos fuimos a comprar un cubo de comida para dar de comer a los propios animales, la cola es larga así que como consejo en primer lugar ir a la cola o que vaya alguien porque estuve un buen rato. Durante ese rato el peque conmigo o con la Mamá Moderna estuvo en un pequeño parque o viendo más animales. Luego dimos de comer a los animales, el peque (y la no tan peque) con miedo al principio por si les mordían y luego, tras ver que a mi no me mordían, algo más confiados. Como apunte, los animales son exquisitos, debe ser que como saben que el domingo van a comer en abundancia solo cogen lo que les gusta.

 Solo me queda añadir que hay una gran explanada y un merendero donde comer los bocadillos a la parrilla que hacen allí (también venden bebidas y merchandising) y que todo el dinero recaudado en cualquier parte de la finca (comida de animales, bar, donativos...) va destinado a la propia protectora para el cuidado y mantenimiento de animales y finca, además recogen muebles y otros enseres como juguetes o bicis que hay por allí, nosotros estuvimos jugando con un triciclo ;)

 En definitiva un buen lugar para echar la mañana del domingo, comer algo riquísimo (como diría Pablo a.k.a FamilyMan) y luego aprovechar la zona para pasar el resto del día, por allí hay montaña, parques, etc, etc... Un plan molón tanto para peques como para mayores en el que alejarse un poco de la ciudad con sus prisas y agobios, ver animales reales y en libertad, respirar aire puro.

 Visita la página oficial para tener más info de esta actividad.


Una publicación compartida de CHeMiCaL (@chemicalcavernicola) el

4 comentarios:

  1. Me lo apunto para visitar que lo tengo relativamente cerca...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás, seguro que lo pasáis genial :)

      Eliminar
  2. Me encantan los burros. Y ese torete debe ser manso mansote!!

    ResponderEliminar

Theme designed by Feeric Studios. Copyright © 2013. Powered by Blogger
Ir Arriba