lunes, 4 de abril de 2016

La pareja.


 Cuando llega el momento en el que dejáis de ser una pareja para dar paso a ser una familia de tres, cuatro o los que vengan, la relación se resiente o cuando menos cambian algunas cosas que pueden llegar a ser traumáticas. La complicidad, la sinceridad, la confianza pasan a ser pilares fundamentales, que ya deberían serlo antes de dar éste paso, además de que muchos momentos necesarios en toda relación se quedarán en pause como el sexo o momentos de relax y esparcimiento.

 En nuestro caso fue fundamental la confianza que yo notaba que la Mamá Moderna tenía en mi para hacer las cosas más seguro, para más de una cosa me lancé a la aventura sin tener ni puñetera idea (como cambiar un pañal por ejemplo) y luego, después de hacerlo, si hacía falta, ya me decía como mejorar la técnica. La sinceridad también fue algo muy importante para entendernos y hacer unos turnos por las noches y por las mañanas equitativos para dar los biberones o para las noches sin dormir o para saltarnos esos turnos si veíamos que alguno de los dos estaba peor que el otro.

 Además hacíamos las cosas con naturalidad no por turnos (salvo lo de turnarnos por la noche), es decir si el niño se hacía caca estando conmigo le cambiaba yo, no tenía que llamar a mamá para que lo cambiara ella y así con todo, complicidad ante todo, no vale eso de te toca cambiar el pañal que antes lo he cambiado yo o te toca este bibe que antes me ha tocado a mí, si tienes todo contado si cronometras cuanto duerme cada uno las cuentas nunca te van a salir y bueno, lo mismo que hoy no duermes tú mañana puede no dormir tu pareja.

 Por supuesto los momentos de pasión quedaron reducidos a la mínima potencia, a parte del cansancio y la recuperación apenas tendrás momentos para nada así que será suficiente con caricias, besos, miradas y algún piropito y/o palmaditas en el culete. Con el tiempo llegará todo de nuevo. Si no, siempre habrá algún abuelo/a que se quede a su nieto una tarde o una mañana sabiendo que necesitáis ese rato juntos, ahí cada uno que lo use como quiera, nosotros no lo dudamos ni un segundo, nos fuimos a la cama y no a dormir.

 A día de hoy, con el peque a sus 20 meses, seguimos teniendo la confianza, la complicidad y la sinceridad para repartirnos las tareas y para, los fines de semana, levantarse uno el sábado y otro el domingo mientras el otro descansa un poquito más, que ese poquito más a veces es un mucho, o para, de vez en cuando, hacer cosas nosotros solos como hacer deporte o salir con los amigos. Por otro lado la pasión, el sexo, los momentos de pareja han vuelto, más o menos, a lo que eran, también es cierto que gracias a que el Pequeño Cavernícola a las 21:30 suele estar durmiendo ya. Algunas noches vemos una serie, una peli, cenamos tranquilamente juntos, o aprovechamos para hacer alguna cosa en la cocina o cosas de gato. Por supuesto alguna noche (o algún mediodía en fines de semana con la siesta) surge la ocasión de desatar nuestra pasión.

 Así que puedo afirmar que tras un periodo inicial difícil se puede sobrevivir y volver a ser una pareja pero siendo una familia que es lo más importante, el tener alguien que es lo más importante para nosotros por encima de nuestra pareja y a su vez nosotros somos lo más importante para él. Como ejemplo para esto solo me cabe decir que antes de ser papás yo le decía a la Mamá Moderna todos los santos días un "te quiero", es más, en 9 años de relación (antes de ser padres) sólo hubo un día que no le dije te quiero, y es verídico lo recuerdo perfectamente, pues tras ser papás hay muchos días que no se lo he dicho, cosa que no he dejado de decírselo a mi Pequeño Cavernícola cada día. Se, o al menos lo creo, que le demuestro constantemente a la Mamá Moderna que la sigo queriendo como el primer día, bueno más, que el primer día no la quería tanto.

10 comentarios:

  1. ^_^. Nosotros estamos en esos momentos de caos y adaptación pero siempre hay un ratito para dedicárnoslo, aunque sea en medio del agotamiento de la noche y un simple 'te quiero'. ¿Simple? No. A mi al menos me da la vida.

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dí que sí, eso es la vida, recuerdo que siempre le decía algún te quiero en algún momento chungo y haciendo alguna gilipollez y nos descojonábamos.

      Eliminar
  2. Los niños desgastan pero es importante tener un ratillo para nosotros. En casa hemos pasado ee ver series hasta las tantas a acostarnos temprano y ver la tele en la cama. Ha sido un proceso progresivo, nos hemos acostado un poco antes por cada hijo... Menos mal que ya con 3 nos hemos parado jejeje. Sin el nada seria posible y un abrazo y una caricia cuando se necesita lo compensa. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo principal, adaptarse e ir viendo como evolucionan las cosas y como afrontarlas, poquito a poco y con algún cambio todo mejora.
      SAludos y gracias por pasar!

      Eliminar
  3. Es importante tener claro que todo ha cambiado, y sobre todo, por voluntad propia, al principio cuesta más, pero a medida que los nenes crecen todo vuelve a su sitio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, ambos tienen que darse cuenta que todo va a cambiar y lo que conlleva.

      Eliminar
  4. Ay, qué faltitos estamos nosotros de intimidad! Es que las circunstancias se nos han complicado mucho y si tenemos un par de horas, preferimos dormir o hacer mil cosas que dedicarnos el uno al otro. A ver, realmente no es que lo prefiramos, es que si así vamos ultra al límite, si esas dos horas las aprovecháramos para un ratito de pasión e intimidad, simplemente no llegábamos a terminar ni la mitad de lo que tenemos que hacer en un día. Y con tantas preocupaciones, los mimos y caricias rapiditos tampoco abundan! :( Los "te quieros", esos sí, cuando más liados estamos, cuando peor se ponen las cosas, más nos los decimos! Estupenda entrada, gracias por compartir tu opinión!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, como digo, a veces se puede, otras acabamos los dos dormidos en el sofá sin habernos dicho un te quiero o haciendo cada uno cosas pero bueno, lo importante es saber que el otro está ahí y eso ya es reconfortante. Nosotros tenemos la suerte de que el peque duerme mucho y duerme solo si no seguramente dedicaríamos más tiempo a dormir o descansar.
      Gracias a ti por pasar.

      Eliminar
  5. Nosotros ahora estamos en un momento que cuando el Peque esta dormidito lo único que nos es descansar... Sabemos que es una etapa que terminará pasando :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, es que esa etapa de descansar es muy necesaria, nosotros si trabajamos los dos también dedicamos más tiempo a descansar.

      Eliminar

Theme designed by Feeric Studios. Copyright © 2013. Powered by Blogger
Ir Arriba