lunes, 22 de febrero de 2016

Extremismos.


 Parece que ser que hoy en día tienes que posicionarte a favor de algo para estar en contra de ese algo opuesto o diferente, no es sólo el posicionarse porque te guste algo, o estés a favor de algo, es más que nada para poder juzgar al resto, para creerse mejor que los demás.

 Bien es sabido que los extremismo son malos, en deporte, en política, en p(m)aternidad, etc... en cualquier ámbito, malo. A mi entender no se que es lo que se gana cuando estás en un extremo para juzgar al otro, salvo que uno mismo tenga dudas sobre lo que hace o una baja autoestima.

 En la parte que toca a este blog he conocido los extremos de la lactancia, de pediatras y sus modos de crianza, de sillas de coche, de colecho, de carritos, de alimentación... un sinfín. Me han juzgado, y yo tan feliz, me da lo mismo porque sé que lo que hago lo hago con la conciencia de haberlo elegido yo y mi mujer, no de que hayan impuesto algo, por eso hago caso omiso, lo que se dice hacer oídos sordos.

 Ya sé que hay cosas que haré mal y que hay otras mejores o recomendadas por quien sea (organismo o persona). En algunos casos lo hemos intentado y no hemos podido en otros lo hemos elegido, en otros ha sido recomendación médica que hemos decido seguir o no. Más nos hubiera gustado a la Mamá Moderna y a mí dar el pecho a nuestro Pequeño Cavernícola pero cuando no se puede, no se puede, que venga la OMS o aquel que tira de historia, por cierto, un apunte para estos últimos, sí antiguamente no había leche de fórmula, correcto, pero no todas las mujeres daban el pecho, había mamás de teta que se encargaban de ello. Hemos elegido no hacer colecho y enseñarle que su cuna mola, que (ahora) su cama mola, que hemos dormido alguna vez con él y hasta que se puede dormir en la silla del coche o en el carro, es más, hasta en la mochila ha dormido tan a gusto. Hemos hecho una mezcla entre porteo y carrito para andar por ahí. Hemos probado a hacer un pseudo-blw pero lo hemos tenido que dejar aparcado por problemas más urgentes.

 Y así seguimos, aprendiendo e improvisando, sobre la marcha, como tantas veces en la vida, adquiriendo experiencia (para subir de nivel ;) ), pero siempre juntos y siempre pensando que es lo correcto y tras pensar la opciones y alternativas. Como dice Costa "no finjo nada, yo soy así, esta es mi vida, mi tormento está dentro de mí". Cada cual que haga con su vida lo que le apetezca.

 Por lo que a mi respecta puedes ser de lo que quieras, puedes contarme algo que por mi parte te escucharé pero no te juzgaré, si me pides mi opinión te la daré, pero mi opinión será desde mi experiencia, ya sabes, un Papá Cavernícola novato en estas lides.

Todo extremismo destruye lo que afirma.
María Zambrano.


Imagen sacada de: jovenesconopinionyganasdetransmitirla.blogspot.com

10 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con tu post. Que felices seriamos todos si dejásemos de criticar a aquel o aquella que no hace lo mismo que nosotros. En esta vida todo son opciones!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo difícil que es a veces estar pendientes de todas nuestras cosas como para estar pendientes de las de los demás... Que manera de complicarse.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo. Estoy tan harta de oír que si no lo porteas al 100%, no haces el piel con piel 100% , no has es colecho 100%, ni lactancia materna al 100% no lo estás criando con apego. Entonces yo que combino el carro y la mochila, él bibe y la teta y su cuna y nuestra cama... lo estoy criando con desapego? Estaremos criando a niños desarraigados de sus padres sin sentimientos?
    Yo prefiero pensar que los momentos que paso con ellos son de calidad. De risas, de besos, de mimos, de cosquillas y demás momentos que espero recuerden y les forme el carácter para cuando ellos mismos, si quieren o pueden, sean padres algún día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, yo creo que lo que realmente importa es eso que dices, los momentos de calidad, de darles todo el amor que puedas, de aprender con ellos y enseñarles a la vez. El respeto al prójimo no se enseña porteando o colechando, eso vendrá más adelante, el vínculo afectivo, pues yo lo pongo en duda que por no mamar no te quiera lo mismo, si tenemos otro y mama ya lo comprobaremos con el paso de los años y si aquí seguimos escribiré mi estudio :)
      Gracias por pasar y por comentar. Un saludo!

      Eliminar
  3. Te hago la ooooolaaaaaaa! soy mamá de 4 (gemelas 6 meses, 9 años, 10 años), con bibe, en su cuna, en su cama...respeto y admiro a las mamis que dan el pecho, a mi me hubiese gustado mucho hacerlo. Juego con mis hijos, los beso, los abrazo ¿Para compensar? Ni hablar, porque los adoro y me parece que es muchísimo mas importante trasmitirles emociones que el método que utilice para comer o para dormir. No entiendo en que momento se desmadró esto tanto al punto de llamarse unos a otros "talibanes del biberon o de la teta".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además que llamarlo talibán está muy feo. Pues eso, el amor y el cariño se transmiten de igual manera con la crianza "con apego" que "sin apego" y en eso consiste, transmitir esos sentimientos y emociones y ayudarles a expresarlos.
      Un saludo, gracias por pasar y comentar.

      Eliminar
  4. Desde que soy mami y hemos empezado a hablar de lactancia, colecho, porteo, etc. Mi conclusión es que cada uno debe creer en lo que le haya ido bien.
    Antes creía en la lactancia materna (porque nadie te plantea que haya otras posibilidades) hasta que tuve a mi Peque y tuvimos que pasar al biberón antes de que tuviera una semana de vida. No era partidaria de que los niños durmieran con los padres, hasta que me di cuenta de que a las 5 de la mañana y muerta de sueño era la única alternativa para que durmiera él, papi y yo.
    No todo sirve en todos los niños/as y no por eso vamos a ser mejores o peores padres/madres, la alimentación no se reduce al pecho, y nada se reduce a una posibilidad. Y por supuesto, nadie mejor que los padres/madres saben lo que es mejor o peor para sus hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, nosotros tuvimos que cambiar muchas cosas que quisimos hacer de una forma para hacerlas de otras aunque fueran contra nuestras creencias o conocimientos, hay que adaptarse para darle lo mejor al peque o al menos lo mejor que creemos nosotros que somos sus padres. Y cada cual que haga lo que quiera que para eso están las opciones, si no estuvieran las echaríamos de menos.

      Eliminar

Theme designed by Feeric Studios. Copyright © 2013. Powered by Blogger
Ir Arriba