miércoles, 9 de diciembre de 2015

Cinco receurdos del verano.

 Ahora que el invierno está cerca y la navidad ya está aquí me voy a poner a recordar en éste verano que hemos pasado. El primer verano completo con nuestro Pequeño Cavernícola, con sus vacaciones y todo. No es un ranking simplemente un listado.

1. La piscina.

En la piscina (foto repetida por el blog)
 Sin duda la piscina fue un gran descubrimiento, al principio parecía reticente al tema agua y baño pero poco a poco fue cogiéndole el gustillo hasta el punto de querer bañarse cada vez que pasábamos por al lado de una piscina. Al principio con el flotador, luego de pie el solo en la piscina de pequeños (que es lo que más le molaba) y hasta la abuela probó con unos manguitos, que obviamente fracasaron en el intento.

 Así como la piscina le moló un montón, la playa ya no le gustó tanto. Algún chapuzón nos dimos pero entre el agua que está más fresca y la arena no le convenció mucho. Eso sí se quedaba relajado dentro del agua hasta el punto de casi dormirse en brazos.







Con el globo 1.

 2. El cumpleaños.

 Evidentemente naciendo en Julio éste es uno de los acontecimientos más importantes que habrá cada verano, pero en este caso fue el primero y por novedoso más especial. Preparamos todo con mucha ilusión, el tema que elegimos fue un Pocoyó en alza (aunque por aquel entonces el Pequeño Cavernícola aún no sabría demasiado quién era). Le pusimos globos con helio y sin helio de varios tipos y colores, vasos, servilletas y hasta un mantel de Pocoyó. Comida, mucha comida, en abundancia, bebida más de lo mismo (aún conservo botellas en la despensa), familiares y amigos, muchos familiares y amigos, por ser el primer cumple parecía mi casa (que no es una mansión) la fortaleza de Cuernavilla (la del abismo de Helm).

 Lo pasamos genial y además hubo muchos regalos y una pedazo de tarta de Pocoyó que le compramos de la leche. Acabamos tarde y cansados y los globos duraron mucho por casa. Eso sí, llenar los globos con helio si no lo haces al momento de comprarlos es complicado.

 3. Creando el blog.

 Recuerdo especialmente como le di vida al blog, la idea llevaba bastante tiempo rondándome la cabeza y el día 1 de Agosto decidí comenzar con ésta aventura. El día después del cumple de mi Pequeño Cavernícola nació éste blog. Recuerdo que escribí mi primera entrada tras recoger todo el salón y aún sin colocar los sofás y creo que durante la siesta del mediodía. Una simple presentación, poco más, sabiendo que hasta después de un tiempo no podría escribir en condiciones porque marchábamos de viaje en un día. El blog siguió cogiendo forma y aspecto durante la estancia en el hotel y recuerdo que tras conversar con mi amiga de Kekos de MJ me decidí por buscar y adquirir una plantilla creada en Etsy. Mirando durante la siesta (de nuevo) del mediodía me decidí por esta plantilla que podéis ver. Poco a poco he ido añadiendo alguna cosilla más y escribiendo entradas hasta el día de hoy, que con esta son 38 entradas, más o menos periódicas.

 Un buen proyecto y espero seguir con inspiración en el futuro.

4. Viajes en coche.

Como no tengo foto en el coche pongo de la playa ;)
 Complicados, metimos un montón de vídeos en la tablet para engancharla en el coche y que fuera entretenido pero claro solo duraba una media hora como mucho. Daba igual si salías a la hora de la siesta que a la hora de dormir que por la mañana, en un viaje no se duerme, solo se duerme si vamos a hacer un trayecto corto. Puede ser muy desesperante conducir en según que momento y hay que extremar las precauciones y aguzar los sentidos. Además no fueron pocos los viajes que hicimos: de Madrid a Almería, de Almería a Calpe, de Calpe a Benidorm y de Benidorm a Madrid. 20 y tantos días de viajes intensos, de canciones infantiles y demás videos, de paradas a cambiar pañal, comer o relajar. Una aventura.







 5. Primeras veces.

Andando de la mano con la Mamá Moderna.
 Como es de esperar con el año recién cumplido o a punto de cumplirlo hay muchas cosas que las hace por primera vez entre ellas las que más recuerdo son la de andar, la de ver los gigantes y cabezudos y la de montar en los columpios.

 Especialmente andar fue un gran momento, ya llevabas queriendo andar o estando de pie desde antes de comenzar el verano pero fue en Septiembre (como bien comenté en ésta entrada) cuando lo hiciste del todo. Recuerdo un día que andando de mí hacia la abuela y viceversa nuestro Pequeño Cavernícola se escurrió y se hizo un chichón la mar de grande, pero eso no le impidió seguir intentándolo al cabo de poco tiempo.

 Con los gigantes y cabezudos la cara de flipado que ponía al verlos era increíble. Ese recuerdo será difícil de olvidar (a parte de que lo tengo grabado :)).

 Los columpios más de lo mismo, el tobogán le parecía muy divertido y me encanta la cara de pillo que ponía y sigue poniendo al ir moviendo el culete para bajar por la rampa. En el columpio también se pasaba los ratos muertos. También probamos otros por donde fuéramos, ya estuviéramos de viaje o en los parques cercanos a casa.

Como no tengo el video guardado en el portátil te dejo un enlace a instagram del momento columpio. Además podrás ver otros de los momentos que comento y más.

5 comentarios:

  1. Buen resumen del verano. Imagino que cuando Pequeño Cavernícola crezca, podrá leer estas entradas y le harán mucha gracia, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, eso espero, que todo esto perdure por el tiempo hasta que a él llegue a interesarle y se lo comente yo con más detalles.
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Parece que pase toda una vida en tan solo cinco recuerdos, ¿verdad? Yo tengo unas ganas locas de llevar a la Habichuela a la piscina aunque seguramente al principio tampoco le convenza demasiado la temperatura xD (les pasa a todos los peques que conozco). Y a lo que temo es al momento viaje en coche (y eso que ahí, siempre que pueda, me pienso escaquear, jijijiji)

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, hay que disfrutar los momentos al máximo, siempre lo digo aunque no siempre lo hago (hay que mejorar un poco siempre en algo).
      Lo del coche no sé que era peor si yo conduciendo o la Mamá Moderna intentando hacer algo para entretener al Pequeño Cavernícola...

      Un saludo!

      Eliminar
  3. Qué bonito y a la vez triste ver crecer a los pequeños a pasos gigantes. Es importante disfrutar al máximo de los pequeños momentos, por simples que parezcan a la larga los recordamos con entusiasmo y felicidad. Una de las cosas más bonitas es ver a los más peques aprendiendo a nadar en la piscina. Por eso, tener una piscina en casa equipada con todo lo necesario es ideal para que los niños empiecen poco a poco el proceso de natación.

    ResponderEliminar

Theme designed by Feeric Studios. Copyright © 2013. Powered by Blogger
Ir Arriba