miércoles, 19 de septiembre de 2018

[Ocio en familia] Cine - La nueva generación


 En esta caverna nos gusta mucho el cine, vemos muchas pelis en familia o la misma en bucle una y otra vez, según le pille al Pequeño Cavernícola. A principios de este mes (Septiembre) Netflix estrenó una película de animación llamada "La nueva generación" o "Next Gen" y en casa nos pusimos a verla.

Cartel de la película Pequeña ficha

  • Nombre: La nueva generación (Next Gen)
  • Duración: 105 minutos
  • Género: Animación, Ciencia ficción, Acción
  • Calificación edad: +7
  • Plataforma: Netflix
  • Año: 2018
  • Enlace directo a la peli


La película


 Estamos en un futuro en el que la tecnología está muy presente, hay robots por doquier que hacen multitud de tareas, algunas de ellas muy locas. La película gira en torno a Mai, una chica solitaria y apática, que un día se cruza sin querer con un robot secreto. Ella, que recela de la tecnología, sin querer activa dicho robot, el robot 7723 y con este simple hecho comenzarán las "aventuras". Poco a poco irán forjando una amistad e irán enfrentándose a retos y enemigos varios. Incluso descubrirán que no todo es lo que parece y tendrán que disputar una gran batalla final para salvar a la humanidad, bueno, humanidad quizá sea pasarse, pero sí que será un momento complicado.

Imagen promocional con todos los personajes de la película
Los personajes de la película

Mis impresiones


 La película está cargada de emociones, la mayoría que giran en torno a la memoria, tanto de Mai como de 7723, que tiene que ir gestionando su memoria y su disco duro constantemente, y ese es su fuerte por encima de la acción, el humor o la historia, la cual es previsible durante toda la cinta. Mantiene un fondo crítico con respecto del uso abusivo de la tecnología que siempre es interesante para reflexionar, tanto nosotros como los peques. Según avanzamos en el metraje nos recordará a varias películas como Yo, Robot, Wall-E o Big Hero 6, ya que bebe de ellas.

 Los personajes no tienen mucho trasfondo pero es suficiente, recordemos que estamos ante una película calificada con +7 y no vamos a encontrar una space opera. En cambio, retomando esa calificación de +7 hay momentos duros, como la batalla final que es bastante violenta o como se trata la muerte humana, con bastante banalidad. Eso sí, esa batalla final es una pasada en cuanto a la parte de los robots, ya que toma el espíritu de los mechs para crear un robot que parece salido de Gundam y hacer las delicias de los más frikis (como yo).

 La animación es muy buena y la banda sonora está bien elegida y acompaña perfectamente los humor la soporta el pequeño perro de Mai, un Bulldog francés con un lenguaje muy soez.
momentos dramáticos, de acción, tristes, etc... con diferentes estilos, rock, música lenta... La carga de

Imagen de la película en la que aparece el perro Momo durmiendo y al fondo Mai
Momo durmiendo y cerrando esa boquita

Conclusión


 Sin ser la película de acción definitiva, ni siquiera la película de animación del año, es una peli que se deja ver, es previsible y no aporta nada nuevo al género de la ciencia ficción, sí, pero la animación es buena, los personajes principales, aunque no tienen mucho trasfondo, llegas a comprender sus motivaciones, y la acción, sobretodo en la batalla final, es plausible. Para mi es una peli entretenida, que va de menos a más y brinda bastantes momentos agradables, no es muy larga por lo que es fácil verla en familia en una sentada. El Pequeño Cavernícola ya me ha pedido volver a verla así que ese es un buen indicio para que la peli pase el corte.


Imagen promocional de un robot malo, enfadado, con la cabeza roja
Un robot muy enfadado...

Leer Más »

miércoles, 12 de septiembre de 2018

La burbuja


 El verano, época de reuniones familiares en torno a una barbacoa, de esas en las que te juntas con familia que no ves más que una vez al año pero aún así se sienten con la potestad de opinar acerca de tu crianza, tu familia, tu hijo, tu vida... Ya sabes, el típico "cuñado" que se cree el adalid de la crianza o el puñetero amo directamente.

 En una de estas estábamos un día cuando mi hijo fue el centro de las trastadas por parte de los adultos del lugar, adultos que mi hijo no conoce. Le tiran a la piscina cuando no sabe nadar y está cogiendo confianza nadando solo, ropa puesta incluida, le mojan cuando pasan por su lado, le agarran por detrás sin aviso... Y claro, saltas. Saltas sobretodo porque si el crío está cogiendo confianza con el agua y ya se suelta a nadar él solo es una gran putada que le asusten en la piscina.

 Te enfadas y protestas pero resulta que tú eres el que lo está haciendo mal, que si proteges demasiado al niño, que si se asusta por nada, que si le tienes en una burbuja...

 En una burbuja. Mi hijo lo que es, es cariñoso, noble, agradecido... Mientras el hijo del cuñado se dedica a atormentar a los demás primos y de boca de su padre sale la frasecita: "prefiero que mi hijo sea el matón del cole".

 Así que mi hijo, que vive en una burbuja, se acerca, me da un beso y me dice "te quiero mucho papá", sonrío y le respondo "y yo a tí, hijo". Miro al cuñado y le pregunto, sin decir palabra, "¿cuántas veces te dice tu hijo que te quiere?".

 No hace falta más.
Leer Más »

jueves, 2 de agosto de 2018

Un Julio de Playmobil


 Hola hijo, como ya sabes en la carta de Agosto lo que toca es decirte que acabas de cumplir cuatro años, este mes como además nos vamos de viaje ya mismo me he retrasado un día en escribir la carta. No obstante quizá sea la última, y deje esta sección de un modo privado, tras el verano y las vacaciones tengo que plantear muchas cosas respecto a este blog aunque eso, para ti, es lo de menos :)

 Este año hemos celebrado el cumple el sábado 28, unos días antes de tu cumple, pero como siempre vinieron las primas y los primos pero, además, esta vez vino un amigo del cole. Estuvisteis jugando como locos toda la tarde, comimos, reímos, abrimos regalos y soplamos las velas, además pusimos una piñata (en mis manos) que no se rompió con ninguna cuerda. En definitiva lo pasamos genial.

 Entre los regalos sin duda han abundado los Playmobil, una casa en un árbol, la base de los Cazafantasmas, un playmobil en moto, un submarino, un Drácula y Frankestein que van en un maletín, y dos o tres más que me dejo, pero vamos que tenemos la casa llena de Playmobil. También ha habido más cosas como un puzzle o un camión enorme para la playa, no te creas.


 El resto del mes, como yo he estado de vacaciones media quincena, hemos aprovechado para jugar muchos juegos de mesa en casa ya que me dejaron durante una semana como diez o doce juegos. Algunos no te gustaron y a otros repetimos mucho, jugamos tú y yo y también mamá cuando no estaba trabajando. Hemos ido a la piscina y fuimos al cumple del amigo que vino a tu cumple y que fue en un parque de bolas, no parasteis y lo pasasteis en grande.

 ¡Antes de que se me olvide! Este mes ya has dejado el pañal definitivamente, por el día y por la noche ¡otro pequeño gran logro! Y poco más para este mes, parece poco así escrito pero no hemos parado, muchas noches hemos salido a pasear, al parque o directamente en casa viendo pelis, que te gustan mucho.

 Un beso, hijo. Te quiero.
 Papá.


Leer Más »

miércoles, 25 de julio de 2018

Anecdotario. Frases para el recuerdo.


 Ahora que el Pequeño Cavernícola habla mucho más, vamos que a veces no para, suelta muchas perlas por esa boquita y, casualmente, recordé que yo tenía una sección dedicada a estos momentos graciosos que merecen permanecer en el recuerdo pero que como es tan difícil lo mejor es dejarlos escritos.

El coche roto


 Una tarde íbamos caminando por la calle, jugando subiéndonos por aquí, mojándonos con el agua de una fuente, buscando cigüeñas... Cuando de repente algo llama poderosamente la atención de mi hijo ¿Qué sería?

 Me giro a mirar y veo un descapotable en el semáforo, cuando se pone verde el coche se pone en marcha y se va. Mi Pequeño Cavernícola contrariado me dice:

 - Papá, ese coche está roto ¿a qué sí?
 - Le falta la parte de arriba ¿eh?
 - Síiiii, si llueve se moja.

 Juas. No pude hacer otra cosa más que reír. 


El "algo"


 Otra tarde en casa, sentados en el sofá viendo una peli. Hace calor y quizá apetezca algo fresquito así que le ofrezco a mi hijo varias opciones:

 - Hijo ¿quieres un zumo, un batido, un algo?
 - ¿Algo?.... A mi eso no me gusta.
 - Jajajajaja - meado de la risa hasta la cocina.


Bailando en la calle


 Última anécdota, no menos graciosa que las anteriores. En la plaza vamos a por un helado cuando escuchamos una música y veo a lo lejos a unos chavales bailando breakdance así que me acerco para que el peque les vea bailar.

 Nos acercamos, miramos un rato, nos vamos, compramos los helados y volvemos. Nos sentamos en un banco desde el que vemos a los chicos y mi hijo de repente dice:

 - Papá ¿y estos no tienen casa?

 Jajaja, muerto de la risa. Como nosotros bailamos en casa se pensaría que bailan en la calle porque no tienen casa, o vaya usted a saber...
Leer Más »

jueves, 19 de julio de 2018

Incompatibles con la independencia


 Durante los primeros años de vida de mi Pequeño Cavernícola me di cuenta de que era muy difícil encontrar un cambiador que yo pudiera utilizar sin invadir los servicios destinados a las mujeres, a veces ni siquiera había cambiadores. Los padres también cambiamos pañales, quizá seamos pocos o quizá seamos muchos, yo lo he visto siempre como algo normal pero la realidad es que me costaba encontrar un cambiador en "mis" servicios.

 Desde que el peque dejó de usar pañal esto dejó de ser un problema, obviamente no se ha arreglado el problema de los cambiadores de un día para otro y otros compañeros cogieron el testigo y siguieron con la lucha por los cambiadores. En cambio, últimamente, me he dado cuenta de una cosa.

 Mi hijo, que es ya muy independiente, quiere ir a hacer pis él solo pero le resulta muy complicado. Primero es que los retretes por lo general son altos, esto no es demasiado problema si podemos ayudarle a ponerse de pie sobre la taza y sujetándole para que haga pis, pero si quiere ir él solo lo tiene difícil. Los urinarios, los de pared, igual, todos altos, ahí ni siquiera hemos llegado a pensarlo porque son altos hasta para mi...

 Lo peor llega a la hora de lavarse las manos, y es que los lavabos están a alturas imposibles para ellos. Entiendo que bares u otros comercios no adapten sus servicios porque a lo mejor solo tienen un lavabo o un retrete pero, en centros comerciales que tienen mogollón, no estaría mal que hubiera al menos uno, a una distancia adaptada, para los peques.

 No hablemos ya de los malabares que hay que hacer para poder lavar las manos a nuestros hijos en los lavabos de diseño, con formas raras, muy alargados o yoquesé que modernidades.

 Como curiosidad, aquí, en Alcalá de Henares, hay un centro comercial que tenía un urinario bajito y tras reformar todo el centro comercial lo han eliminado y, para más inri, no han puesto cambiadores en los servicios, sólo uno en una sala de lactancia :(
Leer Más »

lunes, 16 de julio de 2018

[Ocio en familia] Cinco juegos de mesa no infantiles para jugar con niños


 Hoy en día hay muchos juegos para niños y editoriales especializadas en este tipo de juegos infantiles así que ¿por qué jugar a juegos no infantiles cuando los hay destinados para ellos? No se, quizá para ir un paso más allá, pasar al siguiente nivel o porque te apetezca salirte del molde y con ello sacar a tus hijos de ese molde. Así que hoy traigo cinco juegos de mesa no infantiles que puedes jugar con tus hijos y/u otros niños tranquilamente, no críos de todas las edades pero sí un amplio margen, además para no complicar el asunto voy a elegir cinco juegos que puedes encontrar en Amazon.


PitchCar

 Aunque en la caja pone 6+ años creo que con cinco ya se puede jugar, además es un juego de habilidad con una curva de aprendizaje sencilla. PitchCar es el juego de las chapas llevado a juego de mesa y en madera, simplemente consiste en desplazar las fichas de madera que representan coches y echar una carrera. Reglas simples aunque siempre puedes jugar libremente sin reglas o con reglas "de la casa", para mi es un must y por experiencia a los niños les encanta y a los mayores mucho más ya que recuerdan su infancia, lo único que tienes que asegurarte de que tienes espacio para montar la pista.



Piko Piko

 En este juego pone 8+ pero creo (y la comunidad de la BGG también lo cree) que a partir de 6 se puede jugar. Las reglas son simples, se trata de tirar dados y recolectar fichas de gusanos, puedes robar y puedes ser robado. Es muy divertido, es corto, es transportable... vamos que lo tiene todo. A los niños les gusta porque se tiran bastantes dados y hay que elegir que es mejor si arriesgar para obtener una mayor cantidad de gusanos o ser más prudente e ir poco a poco con lo cual se ejercita la toma de decisiones, la tolerancia a la frustación ya que es un juego competitivo y además se practica el cálculo de una manera divertida, a los mayores les gusta ¡por lo mismo!

 


Survive: Escape from Atlantis

 Un juego a partir de los 8 años aunque simplificando reglas se puede jugar con algo menos, quizá 6 aproximadamente. En Survive hay que escapar de una isla que se hunde, para escapar tienes barcas aunque también se puede huir a nado, eso sí hay tiburones, ballenas y otras bestias que harán la huida algo complicada. Es un juego competitivo en el que se puede trabajar la frustración, la toma de decisiones, el conteo... como he dicho antes se puede modificar y hacerlo cooperativo, jugando a salvar meeples. Es un juego divertido y vistoso y por eso gusta a peques y mayores.



De mudanzas

 Este es para edades de 10 en adelante aunque yo creo que desde los 6-7 ya se puede jugar teniendo en cuenta que admite un modo libre o adaptado. En De Mudanzas hay que llenar camiones de mudanzas de diferentes capacidades con fichas de madera de diferentes tamaños e intentar ser lo más efectivo posible para que no sobren ni huecos ni fichas. Con este juego ejercitamos la visión 3D, la rapidez visual y mental, la destreza y el cálculo. A los peques les gusta porque es un reto llenar el camión, al principio se puede adaptar a jugar sin puntos negativos o a simplemente colocar los cubos y poco a poco ir introduciendo más reglas, a los mayores nos gusta porque ¡es un tetris en tres dimensiones!



Niágara

 Juego para 8 o más años (aquí sí coincido aunque ya sabes que cada niño tiene su ritmo) en el que hay que navegar por un río en busca de gemas. Niágara es un juego de gestión de mano, ya que tienes que decidir entre las cartas que tienes cual vas a usar para avanzar o retroceder por el río, recoger gemas o mover el río, en el que el objetivo es recolectar un número de gemas por medio de las dos canoas que tendrás. Es un juego muy vistoso, con algo de puteo ya que puedes robar o ser robado, e incluso puedes perder canoas por el movimiento del río, por lo que pondremos en práctica la tolerancia a perder o a sufrir efectos negativos, además también se practica la toma de decisiones y la visión espacial. A los peques les gusta porque es vistoso y divertido, es adaptable a reglas más light, a los mayores nos gusta porque a pesar de que puedes planificar tu jugada mucho nunca sabes lo que puede pasar si se mueve el río o si alguien te roba.




 En definitiva esto son solo cinco ejemplos pero hay muchos juegos más a parte de los infantiles que se pueden jugar con niños, lo importante de todo esto es frikerizarlos, compartir momentos con ellos y trabajar cualidades jugando.


 Esta entrada fue publicada originalmente en BlogDads pero ante su desaparición la rescato para el blog.
Leer Más »

miércoles, 11 de julio de 2018

Qué decir a quien acaba de perder un hijo


 Allá va, tengo la respuesta a esta pregunta y ¿por qué? pues porque lo he vivido dos veces, ambas durante el embarazo y cada una en diferentes etapas del mismo.

Muy poca gente se puede poner en el lugar de las personas que acaban de pasar por esta desgracia y, casi siempre, se intenta minimizar el dolor e intentar consolar con desafortunadas frases que si las dijera un niño se las podrías perdonar o comprender, pero viniendo de adultos demuestra una falta de empatía total.

 Nada va a consolar este hecho. Nada. Es un momento difícil y muy duro. Da igual si tienes más hijos, si era antes o después de tal semana, si al menos sabes que puedes tener más, si a tu prima le ha pasado lo mismo, si apenas lo has notado. Da igual, en serio, guárdatelo porque lo vas empeorar, a parte de generar dolor vas a crear un enfado y malestar que no se necesita.

 Todo es tan simple como decir un escueto "lo siento".

 Ya está.

 No hace falta más, en serio.

 No obstante, si aún así sientes que necesitas decir algo más, o hacer algo por esa persona que tienes enfrente, porque tienes una relación afectiva más allá de un conocido, ya sea familiar o amigo o por lo que sea, y si crees que realmente vas a hacerlo, le puedes decir un "si necesitas algo, dímelo".

 Y para terminar, otro comodín, ofrece tu hombro y/o da un abrazo a esa persona. Quizá no le apetezca hablar, quizá no le apetezca estar acompañado o quizá se derrumbe en ese momento sobre tu hombro.

 Comprensión, empatía y ayuda es todo lo que hace falta en esos momentos no consuelos o frases llenas de aire.

 Esta entrada fue publicada originalmente en BlogDads pero ante su desaparición la rescato para el blog.
Leer Más »
Theme designed by Feeric Studios. Copyright © 2013. Powered by Blogger
Ir Arriba